El nuevo iva de los productos zoosanitarios

Ya ha entrado en vigo la reforma fiscal que incluye la subida del llamado IVA sanitario del 10 al 21%IVA en cumplimiento de la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TUE) de 17 de enero de 2013, en el asunto C-360/11, conocida comúnmente como la sentencia de “productos sanitarios”. Esta sentencia condenó a España por aplicar un tipo ilegal de IVA a los productos sanitarios, así que se calcula que entre el 65 y el 70 por ciento de los productos sanitarios se verán afectados por la subida .

 La Sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea de 17 de enero de 2013,en el asunto C-360/11, conocida comúnmente como la sentencia de «productos sanitarios», determina que se deba modificar la Ley del Impuesto en lo que se refiere a los tipos aplicables a los productos sanitarios.

Los equipos médicos, aparatos, productos sanitarios y demás instrumental, de uso médico y hospitalario, son el grueso de productos más afectados por la modificación del tipo impositivo, al pasar a tributar, con carácter general, del tipo reducido del 10 por ciento del Impuesto al 21 por ciento, manteniéndose exclusivamente la tributación por aquel tipo para aquellos productos que, por sus características objetivas, estén diseñados para aliviar o tratar deficiencias, para uso personal y exclusivo de personas que tengan deficiencias físicas, mentales, intelectuales o sensoriales, y cuya relación se incorpora a un nuevo apartado octavo al anexo de la Ley del Impuesto.

1º Qué es un producto sanitario.

Para saber qué es un producto sanitario debemos ir a la Ley de Garantías y uso racional del Medicamento donde encontramos que engloba: “cualquier instrumento, dispositivo, equipo, programa informático, material u otro artículo, utilizado solo o en combinación, incluidos los programas informáticos destinados por su fabricante a finalidades específicas de diagnóstico y/o terapia y que intervengan en su buen funcionamiento, destinado por el fabricante a ser utilizado en seres humanos con fines de:

  1. diagnóstico, prevención, control, tratamiento o alivio de una enfermedad,
  2. diagnóstico, control, tratamiento, alivio o compensación de una lesión o de una deficiencia,
  3. investigación, sustitución o modificación de la anatomía o de un proceso fisiológico
  4. regulación de la concepción,

y que no ejerza la acción principal que se desee obtener en el interior o en la superficie del cuerpo humano por medios farmacológicos, inmunológicos ni metabólicos, pero a cuya función puedan contribuir tales medios·”

Por tanto, un producto sanitario es mucho más que la gafas, lentillas, las prótesis, las sillas de ruegas y las muletas, gasas o tiras de medición de diabetes.

2º A qué se aplica la subida del IVA

La regla general es que los productos sanitarios pasan a tener un IVA del 21% si bien las excepciones son importantes. Se mantiene el IVA el tipo reducido del 10%  a aquellos productos que, por sus características objetivas, estén diseñados para aliviar o tratar deficiencias, para uso personal y exclusivo de personas que tengan deficiencias físicas, mentales, intelectuales o sensoriales, y para definirlos consta en la norma una relación de los mismos.

Tipo impositivo aplicable a equipos médicos y sustancias medicinales (IVA)

En 2010, la Comisión Europea inició un procedimiento de infracción del Derecho de la UE contra España, en su fase administrativa previa, al considerar que no se ajustaba a la Directiva del impuesto la aplicación de tipos reducidos a:

  • n Las sustancias medicinales susceptibles de ser utilizadas habitual e idóneamente en la obtención de medicamentos;
  • n Los productos sanitarios, material, equipos o instrumental que, objetivamente considerados, solamente pueden utilizarse para prevenir, diagnosticar, tratar, aliviar o curar enfermedades o dolencias del hombre o de los animales, pero que no son «utilizados normalmente para aliviar o tratar deficiencias, para uso personal y exclusivo de minusválidos»;
  • n Los aparatos y complementos susceptibles de destinarse esencial o principalmente a suplir las deficiencias físicas de los animales, y
  • n Los aparatos y complementos esencial o principalmente utilizados para suplir las deficiencias del hombre, pero que no se destinan al uso personal y exclusivo de los minusválidos.

Puesto que España no acogió las tesis de la Comisión, ésta interpuso un recurso ante el Tribunal de Justicia con fecha 8 de julio de 2011, que se resolvió mediante sentencia condenatoria a España de 17 de enero de 2013.

A fin de adecuar la normativa a lo establecido en la sentencia del Tribunal, se modifican la lista de bienes a la que se aplica el tipo reducido del 10%.

Sólo se beneficiarán de este tipo reducido:

  1. los medicamentos de uso veterinario;
  2. determinados productos farmacéuticos susceptibles de uso por el consumidor (aquellos que se encuentren incluidos en el capítulo 30 de la Nomenclatura Combinada, que incluimos como Anexo);
  3. las compresas, tampones, protegeslips, preservativos y otros anticonceptivos no medicinales; y
  4. y los equipos, aparatos médicos y demás instrumental que se enumeran en un nuevo Anexo octavo de la Ley (que incluye, entre otros, las gafas y lentillas graduadas) diseñados para aliviar o tratar deficiencias físicas, mentales, intelectuales o sensoriales de las personas y que se destinen a su uso personal.

El tipo del 4% queda reservado para los medicamentos de uso humano, formas galénicas, fórmulas magistrales y preparados oficinales. Este tipo se mantiene también para los vehículos para personas con movilidad reducida y para la entrega de prótesis, órtesis e implantes internos para personas con discapacidad.

Se espera la publicación por el Ministerio de disposiciones de desarrollo con la finalidad de clarificar el alcance de los bienes a los que resultará de aplicación cada uno de los tipos impositivos.

El listado de productos que se relacionan en el nuevo apartado octavo del anexo incorpora productos destinados exclusivamente a personas con discapacidad como aparatos que están diseñados para uso personal y exclusivo de personas con deficiencia visual y auditiva; con otros, donde puede resultar un uso mixto de los mismos, si bien con una clara y objetiva utilidad para personas con discapacidad.

«Octavo. Relación de bienes a que se refiere el artículo 91.Uno.1.6.ºc) de esta Ley.

– Las gafas, lentes de contacto graduadas y los productos necesarios para su uso, cuidado y mantenimiento.

– Dispositivos de punción, dispositivos de lectura automática del nivel de glucosa, dispositivos de administración de insulina y demás aparatos para el autocontrol y tratamiento de la diabetes.

– Dispositivos para el autocontrol de los cuerpos cetónicos y de la coagulación sanguínea y otros dispositivos de autocontrol y tratamiento de enfermedades discapacitantes como los sistemas de infusión de morfina y medicamentos oncológicos.

– Bolsas de recogida de orina, absorbentes de incontinencia y otros sistemas para incontinencia urinaria y fecal, incluidos los sistemas de irrigación.

– Prótesis, ortesis, ortoprótesis e implantes quirúrgicos, en particular los previstos en el Real Decreto 1030/2006, de 15 de septiembre, por el que se establece la cartera de servicios comunes del Sistema Nacional de Salud y el procedimiento para su actualización, incluyendo sus componentes y accesorios.

– Las cánulas de traqueotomía y laringectomía.

– Sillas terapéuticas y de ruedas, así como los cojines antiescaras y arneses para el uso de las mismas, muletas, andadores y grúas para movilizar personas con discapacidad.

– Plataformas elevadoras, ascensores para sillas de ruedas, adaptadores de sillas en escaleras, rampas portátiles y barras autoportantes para incorporarse por sí mismo.

– Aparatos y demás instrumental destinados a la reducción de lesiones o malformaciones internas, como suspensorios y prendas de compresión para varices.

– Dispositivos de tratamiento de diálisis domiciliaria y tratamiento respiratorios.

– Los equipos médicos, aparatos y demás instrumental, destinados a compensar un defecto o una incapacidad, que estén diseñados para uso personal y exclusivo de personas con deficiencia visual y auditiva.

Los siguientes productos de apoyo que estén diseñados para uso personal y exclusivo de personas con deficiencia física, mental, intelectual o sensorial:

  • Productos de apoyo para vestirse y desvestirse: calzadores y sacabotas con mangos especiales para poder llegar al suelo, perchas, ganchos y varillas para sujetar la ropa en una posición fija.
  • Productos de apoyo para funciones de aseo: alzas, reposabrazos y respaldos para el inodoro.
  • Productos de apoyo para lavarse, bañarse y ducharse: cepillos y esponjas con mangos especiales, sillas para baño o ducha, tablas de bañera, taburetes, productos de apoyo para reducir la longitud o profundidad de la bañera, barras y asideros de apoyo.
  • Productos de apoyo para posibilitar el uso de las nuevas tecnologías de la información y Comunicación, como ratones por movimientos cefálicos u oculares,teclados de alto contraste, pulsadores de parpadeo, software para posibilitar la escritura y el manejo del dispositivo a personas con discapacidad motórica severa a través de la voz.
  • Productos de apoyo y dispositivos que posibilitan a personas con discapacidad motórica agarrar, accionar, alcanzar objetos: pinzas largas de agarre y adaptadores de agarre.
  • Estimuladores funcionales.»

No hay comentarios

Agregar comentario